Despierta o bloquea

survival-camp-edit-1280x720

Alumno: ayer estuve meditando y sentí que tengo la energía muy baja en el chakra raíz, la sentía como rojo oscuro. Siento que la sociedad en general está también ahí, en el rojo oscuro. Estuve dándome reiki, y empleé una visualización para que se mezclase el rojo oscuro con el verde del corazón y el blanco puro… lo entendí como aceptar mis miedos. La verdad que fue una meditación algo compleja jejee estaba ahí afinando los chakras 😀

Profesor: como todo instrumento, ha de ser afinado 😉 y nadie mejor que tú puede hacerlo. La maestría está en hacerte uno con él para percibir cada pequeño acorde disonante a tiempo, e ir adquiriendo la pericia para poder armonizarlo de nuevo.

A: el chakra raíz debería estar en la cabeza  jajaja que es la causante del miedo.

P: jajajaja… es curioso que menciones esa asociación, porque el miedo en origen no es más que un sistema de seguridad. Es un programa que nos mantiene alerta y a salvo, que evita que nuestro vehículo físico acabe enfermo o muerto. Sin embargo, el hombre alcanzó el raciocinio, y su percepción acotada del mundo, pasada por el filtro de sus creencias, ha hecho que el miedo se extienda a otras esferas de nuestra existencia. Como bien dices, cuando llega a la esfera mental, en lugar de despertarnos y mantenernos preparados para actuar o solucionar, nos colapsa.

Debido a nuestra ignorancia base de cómo funciona el universo y nosotros mismos, el miedo surge en sus múltiples facetas: miedo a enfermar, al dolor, miedo a perder y miedo a morir, miedo al miedo. En realidad todo es miedo al cambio y miedo a no ser. Por eso los sabios nos dicen que una vez experimentas lo que eres, ya no hay miedo. Porque lo que somos no está sujeto a las leyes del cambio de este universo dual. Entonces no hay nacimiento ni muerte, entiendes que nada es tuyo, que nunca lo ha sido, ni siquiera tu cuerpo ni tu mente… y la enfermedad y la muerte son simplemente purgas del karma por entrar a conducir un vehículo de carne y hueso una vez más.

A: una vez más, gracias.

P: a ti 😀

Anuncios

Atención mental

 

Alumno:

Buenos días! Tengo una pregunta que hacerte: tú cuando vas por la calle, cuando vives… ¿vas centrado en la respiración en todo momento? ¿o vas pensando? ¿y si es así, en qué piensas? ¿qué es diferente de como tú vives la vida a como la vive una persona que no practica meditación?

Profesor:

“Mindullness is not enlightenment”

“La atención plena no es sinónimo de iluminación”, sino de entrenamiento mental, del mismo modo que ser flexible no te hace acróbata. La diferencia es el grado de identificación con el ego, que es inversamente proporcional a la percepción de tu verdadero Ser o esencia que hayas experimentado. Esto, como efecto secundario, hace que tu mente esté en calma. Y así simplemente atiendes a los fenómenos que surjan. Cuanta menos identificación, los pensamientos que surgen son menos kármicos y más útiles o prácticos. Pensamientos que se perciben y se sueltan en su momento, igual que el cuerpo genera la sensación de sed, lo entiendes, y luego te desentiendes.

A: entiendo jejeje, que bien… 😀

P: Estupendo 🙂

A: gracias…

P: La atención plena a la respiración es una forma de entrenar. En el camino del zen se practica con todo. De ahí la importancia para ellos de cosas como la ceremonia del té 😀

A: entiendo… aprenderé a diferenciar pensamientos útiles de inútiles. Entonces lo que se trabaja con la atención plena es la capacidad de seleccionar a qué quieres orientar tu atención… dominar la mente, no que ella te domine a ti… corrígeme si me equivoco jaja

P: existe una diferencia sutil… cuando haya un contenido mental que te perjudique o te distraiga, NO lo bloquees. Al pasar por la mente consciente se está liberando, así que simplemente mueve tu atención al presente. Por ejemplo, a la actividad que estés realizando o a la propia respiración. Si lo juzgas o luchas se quedará dentro o se hará más grande. Sólo recuerda que cuando la basura sale, huele… pero aun así hay que sacarla antes de que nos envenene la mente y enferme el corazón 😉

A: y ¿cómo “pasas” del pensamiento molesto sin juzgarlo?

P: Si luchas es como decir “puajjj” y volver a cerrar el cubo de basura. Simplemente mueve tu atención al presente. A la realidad. A algo que te rodee, o una actividad que estés haciendo… Usemos una metáfora: imagina que vives con unos auriculares puestos, conectados a una lista de reproducción, y de repente suena una de reggaetón. Daremos por hecho que no te gusta para nada esa música. Ahora imagina que además no tienes la opción de quitarte los cascos, ni de bajar el volumen… pero lo que sí puedes hacer, es centrate en tus quehaceres hasta que se acabe la canción.

A: entiendo…

P: ¿a qué me refería con no luchar?, a que si te pones a escuchar la letra que no te gusta, el ritmo que no aguantes etc al final te cabrea más estar escuchando el reggaeton jajajaja y eso no hará que acabe antes, sino que sufras más por ello.

A: ¿y piensas que la canción se acabará sola? ¿que no se quedara ahí fraguando más y más, y al cabo del año sacaré un disco de reggaeton yo mismo? jajaja

P: no lo sé ¿tú qué crees?…. busca en tu propia experiencia … ¿cuántos pensamientos de ayer tienes ahora mismo en la mente?… ¿y cuántas cosas puedes pensar a la vez?… recuerda que todo es impermanente, por una vez, usémoslo a nuestro favor 😉

A: total, pero tiendo a pensar al revés. Que si paso de algo tenderá a quedarse ahí, echará raíces,  escribirá un libro, grabará un disco, tomará el control de la nave jajaja

P: Cuando estés calmado, puedes hacer una meditación de reflexión, y sacar las raíces de lo que te turba, para entender el origen y tomar cartas en el asunto, para después volver al presente.

En cuanto a lo que dices de tomar el control de la máquina… eso te ocurre porque no estás atento al presente, a ti mismo… si viene el reggaeton y pasas de él SIN mantener la atención plena, entonces “Pitbull” toma el control de tu mente distraída, eso no lo dudes… de ahí la importancia de la meditación, al menos una de las razones básicas… calmar la mente, estar donde estés, ser lo que eres… experimentar qué eres bajo el reggaeton cotidiano sin control… pero sólo lo descubrirás si te enfocas en el presente, en la realidad, lo único a lo que realmente merece la pena prestar atención.

A: Gracias… practicaré.

P: Gratitud y perseverancia, dos grandes respuestas 🙂

Tiempo Cero

bc8d0ec2ce1e4df3984f8a6afdc4915d

Hoy ha sido un día de descubrimiento… en medio del mundanal ruido, me he encontrado accionando con voluntad en medio de dos aguas:

acostumbrados nos hayamos entre pensamientos y dudas, temores infundados y prisiones egóicas, que centran nuestra atención en alaridos continuos de un niño herido, un zombie de carencias, o una bestia insaciable… el caso es que nos acostumbramos a la escucha del ruido de fondo, y a la analgesia emocional de los bajos octanajes.

Por otro lado, haciendo acopio de esperanza y derecho divino, emprendemos prácticas que nos filtran de impurezas, para con suerte destilar unas gotas del candor del Do, y alumbrar así por unos instantes el camino que conocemos, el mismo que olvidamos con cada estímulo que nos embriaga.

Pero hay días en los que la providencia nos sonríe, y el trabajo bien hecho nos da una palmadita en la espalda… o una colleja… depende cada quién y lo que necesite realmente. Hay un día en el que uno toma consciencia de ambos estados a la vez…. y los recuerda lo suficiente como para tener la opción de elegir…. un día en el que un tramo de 30 kilómetros al volante le es suficiente para observar cómo su atención divaga de los menesteres mundanos a las altas esferas, y vuelta de nuevo a la carretera de los que sudan por pan.

Llega un día en el que las semillas brotan, y la lluvia que bendice la corona del heredero es de caudal sostenible, tanto como para que la tentación y la ira se vean atrapadas en las profundidades del ego, congelado y eclipsado por la bienaventuranza de los mundos superiores.

Ese momento…. en el que el queroseno derramado se une al propio interior, y fulmina toda distracción en un segundo, estampándonos de forma instantánea contra el bendito presente… el mismo que saturamos cada día de proyecciones y miedos inexistentes… porque el néctar del iniciado es de tal brillo y magnitud, que alimenta al conductor y no al vehículo. Es entonces cuando el sistema operativo deja de parchear las fugas para formatearse por el mismo punto que licuaba sus algoritmos. Ese punto pirata…

Cuando uno toma consciencia de que ser uno con el Todo es incompatible con ser dos… y no por capricho, moda o creencia, sino por certeza empírica y ley divina…

Y de golpe… uno se despierta de nuevo al sueño, pero esta vez sabiendo como sabe el águila… que el punto por donde nos fuimos es el puente de regreso, y ha de reconquistarse haciendo frente a los tres retos… voluntad, constancia y queroseno.

 

 

DESTINO

spire-of-industry-aether-revolt-mtg-art

El fin está cerca. La progresión del ánimo se rompe con el dolor de los perdidos. Pero el calor siempre llega, siempre es certero… detrás de la nieve como recelo, la primavera alberga sorpresas inimaginables, pues la mente herida y helada no ve más allá de su témpano de esclavitud etérea.

Desde el éter nos avisan que la batalla es cruenta, pues siglos llevan de andadura y desesperanza. Más el yugo y el martillo están en claro acierto, todo lo que Thor ahonda no es símbolo de destreza sino de sabiduría.

Enarbolamos el pesar en lugar del valor. Encender pues la hoguera que existe en los corazones y bailad, ¡brindad al compás!, que las gentes de esta tierra tienen el poder de reclamar lo que es suyo, y así lo harán.

El puente se ha cruzado y la energía está lista. Sentir el origen descendiendo por cada célula de vuestra mirada, por cada sentimiento de vuestro manto… abrigados por la verdad y la luz, caminad con paso firme… y cada zancada abrirá los mares, hasta que la verdad sea revelada…. y la sonrisa será la única bandera que atestigüe un mundo en su eclosión primigenia.

Proyección Humano

042622f9-aeb4-470b-af4b-888c5ba86656

Desde los confines del Universo os llaman.

Cada bisagra de la vida es una oportunidad para pulir el oro de vuestras entrañas. Creer… crecer… todo es posible con el ánimo de los pulcros de espíritu. Valientes y animosos avanzáis por la tierra en un sinfín de aventuras sin errar. Pues todo es campo para el labriego del que cultiva su condición de Humano, entre las vicisitudes del angosto caminar.

Ser caritativos, ser hermanos, ser casta de buenos hombres. No es temor lo que tenéis sino desánimo por vuestros semejantes, por la codicia, por la apatía. Valeros pues de la sonrisa, el compañerismo y el horizonte… pues todo futuro no es cierto sin un presente trabajado codo con codo y con ahínco.

Estrechar los lazos del verdugo para que su sangre no le llegue. Elegir la libertad del siervo para malograr al amo, aquel que mece la distracción sobre cada una de nuestras cunas… Valientes guerreros que de luz se arman, pues el éter es nuestra herencia, y de luz la victoria es preñada.

Creamos y crearemos

en_kld_productheader

Me pregunto si alguna vez este mundo me sorprenderá con algo que me rasque más hondo en el corazón…

Esos momentos que te regala la vida en los que eres testigo de la chispa divina encendiéndose en una mirada, detrás de la esperanza, plagada de humildad, con el impulso de la vocación de crear y amar…

El eco sordo de un don expresado…

Cuando el espíritu se filtra entre las neuronas, se abre paso por los músculos y articula artes atónitas que entumecen la razón y brindan el podio al anhelo de ser mejores… el deseo de ser… la vuelta a que somos.

Es en esos momentos cuando uno tatúa de nuevo la esperanza en su cuerpo, cuando se abriga de luces el empeño para irradiar entre la impotencia, la pereza, la desidia. Recordando ese corazón puro que asoma en las miradas de aquellos que creen, y por eso crean… que se miran y por eso ven…  que palpitan de acciones, bondades y retos… aquellos herederos del éter eterno y unánime, artífice paciente y artilugio a la espera.

Me pregunto si alguna vez este mundo me sorprenderá con algo que me una más a él, porque si esto ocurre, mi pecho explotará, y no habrá dones sino milagros, no habrá fantasías sino realidades.

Quizás sea que sueño con ver al mundo unido en esa mirada, desde mi ingenua estatura, en un mundo de creadores que no se creen y que buscan dones escondidos.

¿y tú?

¿Te crees, o los has perdido?