sí, hay esperanza

magic-the-gathering-wallpaper-19

El viento sopla desde el este… la mirada se pierde en el horizonte y la cenizas se escuchan a kilómetros… pero ¿existe aún esperanza?… sí, existe.

Los años de entrenamiento forman ahora parte de mi alma, y en cada batalla que me sumerjo surgen de la nada todas las herramientas que nos cedieron los dioses primigenios, aquellas que recordamos gracias a un enlace certero, que puso su devoción y su cuerpo en manos de un propósito más grande que él y su historia.

Cada brizna que toca mi cara puede oler el sudor de mi mente, que enjuiciada y encerrada vio quebrarse el laberinto y asomar la luz del Ser de entre las tinieblas. Y sólo como un juego, las verdades con compartidas a cada paso con nuevos vergeles inundados de masa-que-critica, para abonar un nuevo día en el corazón de la Humanidad.

Todo deseo es propicio si no es deseo.

Elevar un alma es proeza, elevar las de cientos, belleza.

Que te pidan disculpas y se perdonen por un error que en realidad nunca fue, que te citen con palabras de paisano la energía descubierta en su octava truncada, y que el aliento del Dragón transpire como ganas de mejorar y salvarse a sí mismos…

Uno sabe que todo ha merecido la pena, cuando el hijo perdona y ama como el abuelo, sin haber conocido más que los actos del padre.

La semilla fue plantada y no se ganó espacio, sino dos generaciones consecutivas. Que mute ésta última en mil formas y permanezca la misma “sabvia” por sus troncos, para que el Dragón deje de estar entre nosotros y pase a estar en nosotros.

Anuncios

DESTINO

spire-of-industry-aether-revolt-mtg-art

El fin está cerca. La progresión del ánimo se rompe con el dolor de los perdidos. Pero el calor siempre llega, siempre es certero… detrás de la nieve como recelo, la primavera alberga sorpresas inimaginables, pues la mente herida y helada no ve más allá de su témpano de esclavitud etérea.

Desde el éter nos avisan que la batalla es cruenta, pues siglos llevan de andadura y desesperanza. Más el yugo y el martillo están en claro acierto, todo lo que Thor ahonda no es símbolo de destreza sino de sabiduría.

Enarbolamos el pesar en lugar del valor. Encender pues la hoguera que existe en los corazones y bailad, ¡brindad al compás!, que las gentes de esta tierra tienen el poder de reclamar lo que es suyo, y así lo harán.

El puente se ha cruzado y la energía está lista. Sentir el origen descendiendo por cada célula de vuestra mirada, por cada sentimiento de vuestro manto… abrigados por la verdad y la luz, caminad con paso firme… y cada zancada abrirá los mares, hasta que la verdad sea revelada…. y la sonrisa será la única bandera que atestigüe un mundo en su eclosión primigenia.

Proyección Humano

042622f9-aeb4-470b-af4b-888c5ba86656

Desde los confines del Universo os llaman.

Cada bisagra de la vida es una oportunidad para pulir el oro de vuestras entrañas. Creer… crecer… todo es posible con el ánimo de los pulcros de espíritu. Valientes y animosos avanzáis por la tierra en un sinfín de aventuras sin errar. Pues todo es campo para el labriego del que cultiva su condición de Humano, entre las vicisitudes del angosto caminar.

Ser caritativos, ser hermanos, ser casta de buenos hombres. No es temor lo que tenéis sino desánimo por vuestros semejantes, por la codicia, por la apatía. Valeros pues de la sonrisa, el compañerismo y el horizonte… pues todo futuro no es cierto sin un presente trabajado codo con codo y con ahínco.

Estrechar los lazos del verdugo para que su sangre no le llegue. Elegir la libertad del siervo para malograr al amo, aquel que mece la distracción sobre cada una de nuestras cunas… Valientes guerreros que de luz se arman, pues el éter es nuestra herencia, y de luz la victoria es preñada.

Creamos y crearemos

en_kld_productheader

Me pregunto si alguna vez este mundo me sorprenderá con algo que me rasque más hondo en el corazón…

Esos momentos que te regala la vida en los que eres testigo de la chispa divina encendiéndose en una mirada, detrás de la esperanza, plagada de humildad, con el impulso de la vocación de crear y amar…

El eco sordo de un don expresado…

Cuando el espíritu se filtra entre las neuronas, se abre paso por los músculos y articula artes atónitas que entumecen la razón y brindan el podio al anhelo de ser mejores… el deseo de ser… la vuelta a que somos.

Es en esos momentos cuando uno tatúa de nuevo la esperanza en su cuerpo, cuando se abriga de luces el empeño para irradiar entre la impotencia, la pereza, la desidia. Recordando ese corazón puro que asoma en las miradas de aquellos que creen, y por eso crean… que se miran y por eso ven…  que palpitan de acciones, bondades y retos… aquellos herederos del éter eterno y unánime, artífice paciente y artilugio a la espera.

Me pregunto si alguna vez este mundo me sorprenderá con algo que me una más a él, porque si esto ocurre, mi pecho explotará, y no habrá dones sino milagros, no habrá fantasías sino realidades.

Quizás sea que sueño con ver al mundo unido en esa mirada, desde mi ingenua estatura, en un mundo de creadores que no se creen y que buscan dones escondidos.

¿y tú?

¿Te crees, o los has perdido?

La Batalla por la Herencia

Epiphany-at-the-Drownyard-Shadows-over-Innistrad-Art

La humanidad está perdida. No digo andrajosa ni obtusa, digo perdida, pues ha quedado sin rumbo por orientar sus veletas hacia las ásperas reyertas entre hermanos, como en el circo de los antiguos… tan concretos en nuestra mirada angulosa, que no nos percatamos siquiera de las paredes que nos encierran, ni de los entes que se alimentan de nuestros temores y reciclan nuestras afrentas.

A la deriva en la ineptitud y tirando por la borda lo ganado, vemos pasar las águilas del gran espíritu con la mirada perdida, aleteando por compasión y esperanza, pero añejas en su espera ante tal desidia e ignorancia.

Tan sólo el que ha logrado sentarse en el poste de su conciencia puede observar tal pintoresca existencia, a la vez bárbara como también grotesca: una miríada de luces encerradas, con el libro de instrucciones por leer, escondido en el último lugar al que miran.

Hay dos formas de librar la batalla:

elevando nuestra fe a los cielos, o acuñando nuestro espíritu en la tierra.

LA MAGIA…EXISTE

 

El vagar espectral

El vagar espectral

Cuántas veces habremos seguido la luz titilante que venden las musas. Cuántos engendros luminosos se habrán topado en nuestro camino; y como polillas cegadas por el conocimiento, buscamos inconscientemente un poder que gobierna la cáscara, pero que no nos conduce a la yema.

Durante siglos, la humanidad ha seguido los senderos marcados por otros, como borregos brillantes bajo la sombra del salvador taciturno de turno, vestido de galas y hueco de verdades. Ahora, los ídolos mueven a las masas, pero no a los corazones. Mueven las pasiones pero no las miradas. Mueven a miríadas pero no a los píos.

La gesta es para con uno. La luz, la vela de nuestro sentido. La voluntad y la certeza, alegres compañeras del solitario tramo. Pues no es luz la que calienta sino la que ilumina cada pasito. La que alberga esperanza, la que asiente en el pecho cada elección y puerta encontrada.

Todos tenemos ojos, pero también tenemos alma. Elegir entre lo dorado y lo áureo no es cosa de bobos, es la elección de los que deciden ser pastores de su propia hazaña.

FUEGO Y TIERRA

Nahiri-the-Harbringer-Shadows-over-Innistrad-Artwork

Cien tormentas escribieron en verso los pasos de esta mujer.

Cuatro pilares que ordenaban sus sociedades y que maltrechos ahora yacen bajo cenizas de mentiras e hipocresía.

Cuatro lamentos que suspiran por una verdad a medias, y una espada a la que no le tiembla el pulso ante las medias tintas.

El coraje le acompaña en cada afrenta. Tras cada puerta una esperanza alcanzada. No hay sino camino maltrecho para una guerrera que a viva voz ya arde en misericordia por sus hijos y por su alma.

Para aquellos que aun esperan porque el tiempo se les ha prolongado, que escuchen atentamente:

ESTA…

ES…

MI…

TIERRA