sí, hay esperanza

magic-the-gathering-wallpaper-19

El viento sopla desde el este… la mirada se pierde en el horizonte y la cenizas se escuchan a kilómetros… pero ¿existe aún esperanza?… sí, existe.

Los años de entrenamiento forman ahora parte de mi alma, y en cada batalla que me sumerjo surgen de la nada todas las herramientas que nos cedieron los dioses primigenios, aquellas que recordamos gracias a un enlace certero, que puso su devoción y su cuerpo en manos de un propósito más grande que él y su historia.

Cada brizna que toca mi cara puede oler el sudor de mi mente, que enjuiciada y encerrada vio quebrarse el laberinto y asomar la luz del Ser de entre las tinieblas. Y sólo como un juego, las verdades con compartidas a cada paso con nuevos vergeles inundados de masa-que-critica, para abonar un nuevo día en el corazón de la Humanidad.

Todo deseo es propicio si no es deseo.

Elevar un alma es proeza, elevar las de cientos, belleza.

Que te pidan disculpas y se perdonen por un error que en realidad nunca fue, que te citen con palabras de paisano la energía descubierta en su octava truncada, y que el aliento del Dragón transpire como ganas de mejorar y salvarse a sí mismos…

Uno sabe que todo ha merecido la pena, cuando el hijo perdona y ama como el abuelo, sin haber conocido más que los actos del padre.

La semilla fue plantada y no se ganó espacio, sino dos generaciones consecutivas. Que mute ésta última en mil formas y permanezca la misma “sabvia” por sus troncos, para que el Dragón deje de estar entre nosotros y pase a estar en nosotros.

Anuncios

Caduca o Disfruta

Blueberry, raspberry parfaits in mason jars, still life against wood

 

Alumna: me es muy difícil desapegarme cuando ocurren cosas con alguien, y no comprendo el motivo por el cual la otra persona se ha comportado así; me tortura, y siento la imperiosa necesidad de preguntar una y mil veces por qué, necesito saber qué pasa por su cabeza y por qué ha actuado así.

Intento dejarlo pasar, para nada agobio a la otra persona, pero la sensación puede torturarme mucho tiempo y me crea esos cambios de ánimo, en los que unos días me levanto bien y lo veo todo con más calma, y hay otros en los que se me hace especialmente cuesta arriba el no entender.

 

Profesor: Y yo ahí añado, que… en ocasiones…. ni ellos mismos lo saben… tu impresión es que dentro de cada persona hay un mecanismo mental que determina un causa y una acción, pero… en la mayoría de los casos, y más cuando son cosas son así de repentinas como me cuentas, simplemente son actos instintivos, personas condicionadas por necesidades o impulsos, así que tampoco le des más vueltas.

Si hubiera un detonante o un cambio progresivo, un desgaste, sería una decisión tomada, algo reflexionado, que tendría su razón, quisieran o no compartirla contigo. Pero tal y como lo cuentas… parece más del estilo de lo primero que te digo.

 

Alumna: Ya… cuando me ocurre, intento como siempre mirar hacia dentro y preguntarme por qué necesito tanto esa información… ¿acaso no la tengo ya en mi interior en forma de mi necesidad y mis  apegos?…

Cada vez creo más firmemente que hay cosas que no se van a explicar por la vía fácil (preguntando), y somos nosotros quienes debemos hallar las respuestas; y como todo lo que sucede es por algo… algo habrá que aprender… y ahí es donde tengo que buscar supongo.

No sé si estaré en lo cierto, y aunque parece que me he contestado yo misma, como es algo que me lleva torturando tiempo es guay que lo sepas… ¿hay alguna otra clave que se me escapa?

 

Profesor: Hummm… veamos…. cuando compramos yogures miramos la fecha de caducidad para saber cuánto aguantan… pero, ¿qué haríamos si no la tuvieran impresa, pero supiéramos que en cualquier momento podría echarse a perder?… piensa un momento y ahora seguimos….

(…)

La primera opción podría ser pegarse un atracón nada más comprarlos jajajajaja es decir, una relación compulsiva en la que lo físico y lo mental nos llevan a ensalzar la pareja como un dios/diosa… creo que no hace falta que te comente de las consecuencias de eso…. en el caso del yogurt sería una buena indigestión 😉

Otra opción sería no comprarlos por miedo a comernos alguno en mal estado…. el clásico “no tengo relaciones no vaya a ser que me hagan daño”, creo que hacer el paralelismo con el yogur en este caso nos hace ver mejor lo absurdo del tema…

Y la tercera opción sería algo así como… ¡coge ya el dichoso yogur y disfruta cada cucharada, por que un día dejará de estar en tu vida, y punto!

Todo cambia, nada es para siempre, acéptalo… más que nada porque es la realidad. Ah! Y deja de pensar en la caducidad mientras te lo estés comiendo, porque así no hay quien disfrute jejeje

Para terminar… ¿cambia algo en tu presente que te martirices con el porqué de que se haya caducado? ¿acaso se va a “descaducar”?

El dolor que sientes no es por el apego a esa persona que surge en la separación. El dolor que sientes es por el temor y necesidad de que el ego sienta que ha hecho todo correcto, que no hay una crítica silenciosa que nunca llegó. Te tortura porque el ego no ha recibido su etiqueta por el fracaso de la relación, ni de culpable ni de inocente. Para el ego esa clase de incertidumbre es como andar sobre brasas, así que da un salto y como dice el segundo principio del Reiki: “solo por hoy no te preocupes”. Si no saltas, te quemas, tú verás, porque sólo tú puedes decidir saltar hacia la libertad.

Atiende a lo que merece la pena… a lo que realmente exista en tu presente… y sino … prueba con la macedonia de frutas 😉

 

A: Ultra revelador…. pues que viva el yoguuurrr!!!!! Muchas gracias.

P: disfrútalo 😀

Dentro del Laberinto

laberinto

Alumno: Mis principios morales y terrenales me pueden algunas veces.

Maestro: Es normal, hoy hay que culparse por ello, los llevas usando mucho más tiempo que este nuevo enfoque. Pero recuerda que los 5 principios de Reiki son muy terrenales. Son para practicar en situaciones cotidianas como esta que me comentas.

A: Lo de ser agradecido, sin preocupaciones, amable y trabajar duro sí. Pero el “no te cabrees… algunas veces me cuesta

M: Jajaja  A todos nos cuesta uno más que otro. Simplemente intenta enfocarlo de una manera que tomes una decisión respecto a lo ocurrido pero que no albergue ni un ápice de rencor. Esto no significa que no lo tengas en cuenta para un futuro, pero no con el belicismo que ahora sientes, sino simplemente como el que entiende cómo funciona algo en la naturaleza. Sé que es difícil, pero a ver si logras hallar la forma. Juega con el ego y encuentra la salida de este laberinto.

A: Nah, no hay decisión que tomar. Lo ocurrido no me afecta ni moral ni personalmente. Solo que intentas hacer el bien por otra persona y resulta que te das cuenta de que el resto del mundo va a su bola.

M: Cuando llegues a casa busca los apuntes del primer principio (sólo por hoy no te enfades), y entiende por qué la mente está reaccionando así.

A: sí porque no los tengo aquí, luego me lo estudio.

M: hay rencor en tu corazón. Tu mente deja pasar la situación para que se calme la ira, pero no la ira no se está disipando, tan sólo se está guardando la energía en un cartucho en la recámara, que saltará a la que tu ego tenga la oportunidad. Lo que te propongo es enfocar la cosa de manera que desaparezca la ira y que no se guarde nada… Que puedas mirar a la cara del mismo modo que antes.

A: No no saltara, pero si me piden un favor… pueeeees como que nop.

M: Jajajajajajaja lo sé lo sé, pero por eso esto es un entrenamiento para ti, has decidido avanzar, cambiar, no ser uno más…. pues a ver si logras encontrar la fórmula de cómo integrar la situación para que si te pidieran algo, tu respuesta fuera sí. Porque… si no hubiera pasado lo de hoy… sí lo harías, verdad?

A: Si claro! Pues vaya decisión de mierda! a mí me piden y luego de mi pasan.

M: No te digo que lo hagas de verdad, sólo que juegues en tu interior. Porque al intentar buscar la respuesta vas a toparte con la raíz. Con el mecanismo que está haciendo saltar. Eso es lo que me importa, que entiendas qué se está dañando, por qué, y que vayas más allá. Lo que decidas hacer hacia fuera ya es cosa tuya, y puede que llegado el momento decidieras un Sí porque hayan pasado otras cosas que te hagan cambiar de opinión, por eso te digo que observes el mecanismo del ego ahora, porque ahora está herido, ahora está desnudo, y puedes ver cómo es, qué le hace saltar, de qué está hecho y sobre todo… qué eres entonces tú. Localiza las cadenas mentales que todos tenemos, eso vale más que las acciones que luego emprendas exteriormente porque recuerda que toda acción está sustentada en un pensamiento y abonada por una intención. Así que… cuida de tu huerto interior.

Lo Inesperado

dani doraemon

Alumno: el otro día me pasó algo, pero no lo conté porque no lo sentía necesario.

Maestro: cuéntame claro, no te preocupes.

A: El otro día, mientras estaba practicando una de las técnicas de Reiki (no estoy siendo lo disciplinado que quisiera pero las hago siempre puedo)… el caso es que durante la sesión tuve un pensamiento…

“el amor maternal del universo”

Conozco bien la energía del universo-padre, que te quiere pero te va a empujar igualmente a las vivencias por duras que sean, porque es bueno para ti… pero de alguna manera me di cuenta de lo que yo considero la “energía maternal”:

La parte que te ama sin más, porque eres parte de ello y nada va a cambiar eso. La parte que te acepta tal cual eres hagas lo que hagas y seas quien seas, que aunque quisiera que fueras mejor te va a seguir amando sin pedir a cambio. Y me di cuenta que el mayor motivo para esforzarse es estar a la altura de ese amor. Todo esto sin más, durante el tratamiento. Me conmovió pero se quedó ahí.

Lo raro vino después. No suelen pasarme cosas así. Me auto saboteo un poco las percepciones la verdad. En lugar de simplemente sentir, “intento” sentir. Y al intentarlo se vuelve artificial, porque la mente toma el control, analizando si estoy haciendo bien esto, si lo que siento aquí es por esto o por lo otro… en fin, son cosas de las que ya me hice consciente, y están en proceso de trabajo.

Cuando me senté para hacer el gassho, alcé las manos al tercer ojo, me dispuse a recitar el gokai en japonés… y no pude terminar porque, según iba repitiendo los cinco principios se me iba quebrando la voz cada vez más, y acabé llorando cual niño xD

Lo mejor de todo es que de repente sentí como si algo que me acompañara, pegase su frente a la mía, y sentí gotas caer sobre mis párpados. Fue… fue una especie de experiencia redentora, y me he sentido más ligero desde ese día.

El caso es que me quedé medio en shock la verdad… y no por lo inusual de percibir, sino por lo espontáneo que fue… y… lo bonito que se sintió 😀

M: 🙂

Dos hacia el Uno

Dos hacia el Uno

Maestro: […]¿ y qué tal vosotros? ¿habéis hablado del siguiente paso que vais a dar?

Alumno: oh sí, estamos en camino diario de aprendizaje.

M: lo digo porque vais a entrar en purificación de los primeros chakras los dos a la vez jejeje

A: jajajajaja  y está siendo una aventura, porque el camino ha sido revoltoso para los dos, y nos une mucho, y a la vez nos separa, es un calibraje fantástico.

 

M: sois unos valientes jejeje

A: claro, nos hemos metido en nivel hard jajajaja por cierto, hablando de esto, tengo curiosidad por saber cómo os afectó/afecta a vosotros el camino espiritual juntos. Sois un ejemplo de convivencia diaria y sois también dos seres diferentes aunque con muchas cosas en común. Me encanta veros, porque creo que sois vivo ejemplo de calibraje.

 

M: Pues… en realidad… es sencillo…. nunca hablamos espiritualmente entre nosotros jijiji me refiero a que si yo he sentido tal o cual… y por supuesto nunca ha salido el tema que si tu ego hace esto o lo otro…

Cuando tenemos una diferencia de opiniones en nuestra convivencia, lo hablamos siempre a nivel relativo y práctico como todo el mundo, no nos subimos a lo absoluto para argumentar, ni para decir en voz alta si esto es una oportunidad de aprender lo que sea… ni antes ni después de resolver lo que sea. Valorar la situación y lo que se saca es algo que hace cada uno en su fuero interno y a su paso. Dicho esto, bien es cierto que si la disparidad continúa, el menos afectado de los dos en ese momento cambia su enfoque de forma espontánea a uno más amplio, y neutraliza la ola emocional… así que bueno… básicamente es silencio espiritual, respeto humano y mucho amor, sentirse en casa jejejeje

 

A: interesante… es que creo que en muchas ocasiones lo del tema espiritual suele ser un clásico de las disputas, y el ego tiene ahí un arma fantástica para pelear…

M: De hecho eso pasa hasta con padres e hijos. Ahora nos llegan casos en los que los hijos han aprendido el “camino espiritual” pero lo hacen por moda y no por madurez de vida, por lo que se convierte como bien dices en un arma arrojadiza más del ego.

Mira, cuando nos decidimos a emprender el camino de enseñar a otros en el Reiki, tuvimos una conversación en casa, y acabé diciéndole “nunca seré tu maestro. Ni tú el mío. Es incompatible con ser pareja o familia porque no seríamos maestros muy eficaces. Para serlo tenemos que hablar sobre el ego, las reacciones etc, y eso a veces puede causar dolor. Que si viene de tu maestro lo entiendes, pero si es de tu pareja o de tus padres va a doler y ser contraproducente, porque la mayoría de las veces se siente como un ataque…

Sé que no estaba de acuerdo, y que le parecía injusto siendo encima la persona más importante y cercana en mi vida… pero después de hablarlo el tiempo necesario ambos entendimos que en realidad, convivir con un maestro tiene la mayor de las bendiciones, porque puede ver sus defectos, su metamorfosis y el ejemplo de sus dones, no con sus palabras o lecciones, sino con las acciones del día a día. Y para eso no es necesario hablar ni analizar.

Así que ambos llegamos a la conclusión de que cada uno tiene su camino, y que estando juntos ambos aprenderemos del ejemplo del otro. Eso evitaría que nuestros egos usaran el camino como arma, y nos daría la posibilidad de recibir enseñanza pura mutuamente, sin mente, sólo con hechos, palabras y acciones.

 

A: brutal.

M: y así llevamos 15 años, en los que nunca nos hemos siquiera sugerido un “ponte a meditar o un date Reiki”. Ese respeto porque todo camino es sagrado, y la humildad de que en realidad cada uno es maestro de sí mismo, nos mantiene a salvo del ego místico en pareja.

 

A: muchas gracias por compartillo conmigo.

M: a ti, nos vemos pronto! 😀